viernes, 30 de noviembre de 2007

INTOXICACION SUICIDA POR ALCOHOL Y BENZODIAZEPINAS

A. Garfia y M. Rodríguez

Mujer de 47 años, profesora de Bachillerato, que fue encontrada muerta en su domicilio. El cuerpo presentaba abundantes hematomas diseminados por el tronco y las extremidades. En la mesilla de noche se encontraron varias botellas de ginebra vacías y envases de comprimidos de medicación ansiolítica. En la autopsia destacaba la existencia de una congestión visceral generalizada y un marcado edema pulmonar con signos de aspiración de contenido gástrico. El hígado presentaba una coloración blanquecino-amarillenta difusa ofreciendo, al corte, un aspecto similar al de las vísceras exangües.

Fig. 1.- Aspecto macroscópico del hígado en la intoxicación aguda alcohol-benzodiazepinas.

Fig. 2.- Esteatosis difusa, grave, con afectación de todo el lobulillo hepático (panlobulillar).25x

Fig. 3.- Detalle de la esteatosis de tipo mixto, macro y microvesicular.100 x.

Fig. 4.- Colestasis intracitoplásmica atribuida a la intoxicación por benzodiazepinas. 630x.

Fig. 5.- Nótese el colapso de la pared de los capilares sinusoides hepáticos producido por el aumento globuloso del citoplasma de los hepatocitos, debido al depósito lipídico. Reticulina. 100x

El análisis químico demostró una alcoholemia de 2,76 g/L de etanol, así como la presencia de osxacepam en contenido gastrico y sangre, y de nordiazepam en sangre.

Según la bibliografía consultada, los individuos que poseen una alcoholemia situada entre los 2,5 y los 3,0 g/L, se pueden considerar como muy bebidos (individuos no habituados al consumo de alcohol), o bebidos a muy bebidos (en aquellos otros acostumbrados a ingerir alcohol – inducción enzimática y metabolización más rápida del alcohol -). Clínicamente, los individuos muy bebidos presentan los siguientes síntomas: rubor o palidez facial; pupilas arreactivas: contraídas odilatadas; confusion mental (estado estuporoso); incoordinación muscular grosera, con incapacidad para andar y permanecer de pié de forma estable; habla farragosa; marcha atáxica (bamboleante); tendencia a las caídas; vómitos e incontinencia de orina y heces.
Las benzodiazepinas son drogas que poseen un margen terapéutico muy amplio, por lo que difícilmente se alcanzan dosis tóxicas que son muy superiores a las terapéuticas. La literatura mundial apenas si recoge algún caso fatal producido por una intoxicación benzodiazepínica, si bien suele ser frecuente que estos fármacos se hallen involucrados en fallecimientos producidos por otras drogas depresoras del Sistema Nervioso Central como el alcohol, tal como sucedió en nuestro caso. Las dosis tóxicas son muy variables para cada fármaco del grupo. Se cree que el Flurazepam causa mayor depresión del SNC que cualquier otra benzodiazepina. A pesar de lo cual se han establecido una serie de niveles sanguíneos de benzodiazepinas, terapéuticos, tóxicos y letales que se muestran a continuación:


Dosis terapéutica

Dosis Tóxica

Dosis Letal

Bromazepam

0,08-0,15



Clordiazepóxido

1-8

3-25 g

>20

Clobazam

0,33



Clonazepam

0,011-0,084

0,1


Diazepam

0,05-2

1,5-15 g


Flunitrazepam

0,01



Flurazepam

0,0005-0,028

>0,02


Medazepam

0,01-0,16



Nitrazepam

0,026-0,066

0,2


Oxazepam

0,05-2

> 2


Prazepam

0,09



Temazepan

0,35-0,85



Triazolam

5,5-16,7



Las cifras se encuentran expresadas en mg/L. ( Stead and Moffat, 1983).

1 comentario:

miriam dijo...

Comunidad interesante sobre el tema en Google+. Escriban en google: suicidio libre albedrio y la encontraran. En la comunidad se defiende el legítimo derecho de decidir de cada uno en su própia vida.